Translate

Páginas vistas en total

domingo, 9 de febrero de 2014

JUAN MOISÉS CRAVERO TIRADO

El 8 de febrero de 1918, nace en Huamanga el escritor, jurisconsulto y poeta ayacuchano, Dr. Moisés Cravero Tirado, a quien lo recordamos con uno de sus poemas…  

QUIERO CANTAR

Quiero cantar mis versos
desde los confines de mi soledad,
cierro los ojos y lo primero que digo …
pero estoy triste, ¿Qué puedo cantar?

Dios mío, quiero cantar, insisto,
pero las bóvedas de mis recuerdos,
 aquellas devoradas por el silencio,
no se abren, están cerradas.

Quiero cantar, insisto, quiero cantar,
pero las luces del recuerdo están apagadas,
el polvo del olvido igual que el silencio,
parecen haber devorado mis versos.

Imposible, los recuerdos son míos,
están tejidos con paciencia y en años
rogando a los cristos dormidos del alma,
rezando al tiempo, jamás los olvidé.

Quiero cantar, si, quiero cantar,
 no me resisto d pronunciar el nombre,
de alguna diosa de mis recuerdos,
el ángel custodio de mis versos.

Y ahí están mis versos, están libres,
sus bóvedas se han abierto
y como ríos y cataratas muy alegres
cantan mis ayes brotadas del alma.


                                          
JUAN MOISÉS CRAVERO TIRADO (1918-2000)
                Nació en Ayacucho el 8 de febrero de 1918, estudió la primaria y secundaria en el colegio de “San Ramón” Y superiores en la Univ. “San Antonio de Abad” del Cusco. Años después obtuvo el título de abogado en la facultad de Derecho en la U.N.M.S.M.  Desde muy joven, incursionó en el teatro, posteriormente en la poesía y el periodismo, formó parte de la Asociación de Artistas de Ayacuchano. Fue elegido senador por Ayacucho entre 1963-1968, durante el gobierno de Fernando Belaúnde Terry.  Una de sus importantes facetas fue afición a la poesía y a las letras,
Sus obras:
  • El Capitán Fuentes y la Reina Ukucha,
  • Mi Mensaje en el Día de la Patria
  • Droga Maldita
  • Culpas y Castigo   
  • Vilcas Huamán Pongo
  • Cristo del ande
  • Carnavales de Huamanga
  • Juez, Tinterillo, Gamonal
  • Terror Sangre Muerte en los Andes, Uchuraqay mudo testigo.
Teatro:
  • La Hija Abandonada,
  • Los postulados de Zacarías
  • Mete Puertas.
Poesía: 
·         Hojas sueltas,

domingo, 2 de febrero de 2014

HILDEBRANDO Y LUCANAMARCA: EL FÁCIL EJERCICIO DE SINDICAR (*)

Por: Elmer Arana Mesías 

El pasado 10 de julio se presentó en nuestra ciudad «La verdad y la memoria: controversias en la imagen de Hildebrando Pérez Huarancca», un ensayo del crítico literario e investigador norteamericano Mark R. Cox, cuyo objetivo es aclarar los rumores y las acusaciones de la CVR sobre la responsabilidad de Hildebrando en la masacre de Lucanamarca.
Hildebrando Pérez Huarancca es uno de los representantes mayores de la narrativa ayacuchana. Su único libro de relatos, «Los Ilegítimos», con el que se hiciera merecedor del premio José María Arguedas en 1975, le valió el reconocimiento de la crítica literaria peruana. Sin embargo, su faceta creadora ha sido opacada por su militancia en el PCP Sendero Luminoso. La Comisión de la Verdad y Reconciliación lo acusó de dirigir la masacre de Lucanamarca.
En enero de 1982, Hildebrando y su esposa Teófila Vallejo fueron detenidos en su domicilio por las fuerzas policiales, junto con otros dos amigos acusados de pertenecer a Sendero Luminoso. Se afirma que su vínculo con el grupo subversivo se inicia en esas circunstancias, casi por presión. Cuando se produjo el asalto al Centro de Reclusión y Adapción Social (CRAS Ayacucho), el 2 de marzo de 1982, la orden de libertad a favor de Hildebrando ya se encontraba en marcha; sin embargo, el entrampamiento burocrático demoró la ejecución. Hildebrando y otros miembros senderistas huyeron del recinto penitenciario. A partir de ese instante pasaría a la clandestinidad.
El 3 de abril de 1983, se produjo la masacre de Lucanamarca. La CVR ha señalado como responsable de dirigir esta operación a Hildebrando Pérez Huarancca. Mark R. Cox, en su libro, cuestiona las acusaciones hechas por la CVR a señalar que tales imputaciones se hicieron sobre base de la manifestación de un solo testigo, Teófanes Allccahuamán Vílchez, que ni siquiera estuvo en el lugar de los hechos y cuya descripción del acusado data de un año antes de la masacre.
Rómulo Misaico Evanan, también fue acusado de participar en dicho atentando y llevado a juicio. Las imputaciones hechas a Misaico también se sostuvieron en la manifestación de Allccahuamán. Finalmente fue absuelto por falta de pruebas. Mientras, la imagen de Hildebrando, de quien se dice que murió en un enfrentamiento con las fuerzas del orden, sigue vinculándose con Lucanamarca y empañando su literatura.
De dónde nace tu interés por el caso Hildebrando Pérez Huarancca.
Hacía una investigación sobre la narrativa neoindigenista para mi tesis doctoral y encontré su colección de cuentos, “Los ilegítimos”.  Me gustó el libro e incluí un análisis de la obra en mi tesis.  Luego me enteré de la diversidad de historias sobre sus actividades subversivas.

Cuál es propósito fundamental de tu libro.
Hildebrando Pérez Huarancca ni lideró ni estuvo presente en la masacre de Lucanamarca. 

¿Crees que la vinculación de Hildebrando con el caso Lucanamarca ha opacado su narrativa?
No hay duda.  El escribió los cuentos antes de 1975 y para proyectarlos a un futuro que nadie predecía es muy forzado.  Otros simplemente no los leen por su reputación.

Tú libro cuestiona el informe de la CVR sobre la matanza en Lucanamarca, ¿crees que el conjunto de informe está plagada de errores e inexactitudes?
La CVR tuvo que intentar cumplir una misión imposible y creo que hicieron el mejor trabajo que pudieron, y en cualquier obra tan inmensa y amplia es casi seguro que habrá errores.  Creo que el informe es muy bueno en muchos respetos.  En el caso de la CVR e Hildebrando Pérez Huarancca hay muchísimos errores y problemas.

En tu libro mencionas que la CVR basó sus inculpaciones a Hildebrando en solo un testimonio. En todo caso, cuál sería el interés de la CVR al acusar a Hildebrando Pérez.
No sé cuáles serían sus motivaciones.

¿Has podido recoger el testimonio de la esposa de Hildebrando? Cuál ha sido la reacción de la familia respecto de tu libro.
Al igual que todas las familias con seres queridos involucrados de alguna manera en la guerra, han sufrido mucho.  He hablado una vez con su esposa, y hablamos de varios temas, pero no le pedí detalles porque no pensaba que era apropiado en ese momento.  Creo que la reacción de la familia es una mezcla de tristeza al recordar todos sus momentos dolorosos y de satisfacción al aparecer un libro que analiza las acusaciones contra Hildebrando Pérez Huarancca.

Hildebrando se ha convertido en casi un mito entre los ayacuchanos. Ha crecido el interés por su  obra. ¿Consideras que ello se debe a cuestiones estrictamente literarias o su vida política ha contribuido a incrementar este interés?
Sin duda, su vida política tiene una influencia.  Sin embargo, él se incluye en por lo menos nueve antologías por críticos literarios conocidos y respetados como Manuel Baquerizo, Antonio Cornejo Polar, Ricardo González-Vigil, y Roberto Reyes-Tarazona.  Su obra literaria vale por sí misma.

Cuando ocurrió el ataque al CRAS (Centro de Reclusión y Adaptación Social) el 2 de marzo de 1982 ya la orden de libertad a Hildebrando Pérez Huarancca estaba dada; entonces por qué habría decidido fugarse y no esperar a que se concrete su liberación.
Es lo que muchos nos preguntamos.
«Los ilegítimos» es el único libro que se le conoce e a Hildebrando. ¿Conoces de algún otro trabajo que tenga inédito?
He oído de una novela y hasta cuentos y poemas.  Si existen, ojalá que alguien los publique.

Actualmente cuál es valor de «Los ilegítimos» dentro de la narrativa peruana.
Es uno de los escritores principales de la narrativa neoindigenista peruana.  Críticos reconocidos como Tomás Escajadillo, James Higgins y Silvia Nagy al igual que a la joven crítica Alexandra Hibbett y otros han escrito sobre su obra.

¿Qué otros proyectos académicos tienes pendientes? ¿Vas a continuar realizando investigaciones relacionados a los Derechos Humanos?
Soy crítico literario y prefiero leer cuentos y novelas en vez de documentos legales.  No preveo otro proyecto de este tipo a menos que sea para actualizar la información acerca de Hildebrando Pérez Huarancca.  Creo que mis próximos proyectos serán un estudio sobre las fuerzas del orden y la narrativa  en la guerra interna, y una antología de cuentos acerca de la guerra.

(*) Entrevista publicada en la edición de agosto de la revista CON SENTIDO