Translate

Páginas vistas en total

martes, 16 de diciembre de 2014

POEMA DE GRATITUD A AYACUCHO POR DEILÚ ELIZABETH OLIVEROS SOTO.


            Tras haber participado en el XXXIII Encuentro Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, realizado en la ciudad de Ayacucho, del 27 al 31 de octubre de 2014. 
    La poeta Cajamarquina  Deilú Elizabeth Oliveros Soto. Miembro de la delegación de APLIJ – CAJAMARCA,  nos  hizo llegar una carta y poema de agradecimiento y gratitud a la Muy Noble y Leal Ciudad de Huamanga, evocando con ternura a la tierra que cobijó por casi una semana a una multitud de poetas y escritores de todo el Perú y el exterior. Entre ellos, ella que participó como ponente en dicho evento. Deilú Elizabeth,  al recorrer sus callecitas empedradas de Huamanga se mostró maravillada  por su pintoresca y variada producción de artesanía, su gente, sus exquisitos potajes típicos, sus dulces como el tradicional Muyuchi (helado típico de Ayacucho) sus históricas casonas y calles con sus balcones coloniales, entre otros.
           A raíz de esta breve visita, la poeta plasmó un bello poema a Ayacucho, para deleitarnos y tributarle con sus versos a la histórica ciudad de campanarios.


Nuestra gratitud a Deilú Elizabeth Oliveros Soto. Por sus versos y su visita a la ciudad de las treinta y tres iglesias.  

¡vuelva pronto poeta!...



¡Ayacucho tierra hermosa! (*)

Ayacucho  tierra hermosa, de corazón indomable que luce su gesta histórica de orgullo y de tradición,  con sus almas generosas que hacen vibrar mi pasión.  Ayacucho, digno  pueblo de gracia y de esplendor, pintaste flor y suspiro  en mi humilde corazón,  escondiendo cautelosa  una bella tradición  entre  mágicos retablos  y textiles de color. Gracias noble tierra andina  de sensible corazón,  por  cobijar con ternura nuestra humilde inspiración.
  Agradecidos estamos  por permitirnos gozar de tu  mística grandeza, tu  hermosura y  tu  canción,  junto a una suave caricia que desliza en  la mañana y se viste de esplendor.
 Ayacucho,  tus recuerdos  fecundan en mi memoria  un rico bagaje cultural de arte y de  tradición,  que se muestran   orgullosos  en tus retablos de ensueños, tus tallados  de alabastro,  tus delicias de alfarero y tus  tejidos de historia que embellecen mi soñar;   junto a tu gente valiente y generosa que hace  inspirar  mi canción.
 Ayacucho  bella tierra,  con tu traje colorido te llevaré grabada por siempre en mi corazón, cual pupila bendita que cincela una mirada en el ayer, en el ayer de una hermosa mañana Huamanguina  que  se oculta entre suspiros  de    retamas  y  el silencio de un  valeroso pasado , el cual se quedó    dormido  en la “morada del alma” de mi  Ayacucho aguerrido.

Gracias  APLIJ –AYACUCHO en la persona del señor Marcial Molina, dignas autoridades  de la UNSCH y organizadores, nuestra gratitud y respeto por siempre.




                                           A mi querido Ayacucho



En las piedras de Huamanga

dejaré mi  corazón

ceñidito a tu recuerdo

a un verso y a una canción.

Huamanguino de mi vida

regálame tu canción

con delicias de retama

que acarician mi pasión.

En tu ponchito de lana

cobijaré  mi recuerdo,

abrazando la mañana

que suspira en mi desvelo.

Huamanguino de mi vida

no me dejes sin canción

y regálame esta noche

¡ muyuchi de corazón !

    
                 Con gratitud y cariño:


                                                          Deilú Elizabeth Oliveros Soto.

                                                                                          Gracias Ayacucho. 







 (*) Texto  Deilú Elizabeth Oliveros Soto.