GGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG

martes, 29 de julio de 2014

Baltazar Azpur Palomino.


EL SOL

Entre pezones de la cordillera,
apretadas sienes,
corona de rayos,
hinca al cielo,
sacude sombras,
esculpe montañas,
espejea al río,
se engasta en la esmeralda.


RÍO

Río,
cómo cortarte en dos:
por tus extremos
sangrarías azul.

Río,
cómo detenerte:
tu larga cabellera
te ahogaría enseguida.

MAÍCES

"Dónde están tus brazos esas cañas verdes",
la trenza cabellera circulando tu cadera.
Dónde tus robustos choclos
rompiendo sostenes de verdecarmesí,
tus tallos henchidos de almíbar
quitándose las prendas íntimas.

Dónde tu aliento después de la lluvia con sol,
frescura en el alma,
verde de cuerpo a cuerpo.

Dónde el primer arado,
enamorado platónico y real,
que amó tus raíces cubriendo de besos la tierra.

Dónde yo, mirada de ese pan,
queriendo sembrar maíces
en los surcos húmedos de la vida.


CELAJE

Cuando cae la tarde, la hora del ángelus, entre
tenues campanadas, entrando la noche, ¿qué
ocurre? Brillantes nubecillas emanan detrás de los
cerros, pintando el cielo y la tierra.

De pronto se ilumina todo. El día, extenuado,
sombrío y neutro, resurge de nuevo. Es como si el sol
poniente saliera por el ocaso, anunciándose, como
un volcán en erupción, a través de llamaradas
combinadas de blanco, amarillo, anaranjado, rosa,
lila... ¿Es el sol que al final devuelve a la tierra sus
colores para entrar puro, desnudo y negro en la
noche? ¿Es un bando celestial de pintores: "hágase el día"?...

Ante este nuevo y extraño amanecer, las gallinas
descienden de sus dormideros y, medio atontadas,
buscan sus granos; los pajarillos, reunidos ya para
dormir, salen en vuelo confundido; el prado
reverdece; el río se colorea...
¡Ay, celaje, celaje! En tardes como éstas se pinta
de colores la vida. La noche no encuentra puerta
de entrada.




LA LUNA

Parpadea
parpadea
se apaga
blanca
negra
curva.

Estrellas de ojos azules
lagrimean desde lejos.


EL CAMINO ESCARPA EL CERRO

El camino escarpa el cerro;
zigzaguea como el rayo;
aparece, desaparece en un monte nublado.

El camino escarpa el cerro;
escarpa y toca la cumbre
y.
como una cascada,
suelta sus aguas polvorientas.



De: (Canto a la naturaleza)


               Nacio en Huamanga el 6 de enero de 1948. Estudió Lengua y literara en al UNSCH y en la UNMSM. Ha ubicado los libros “Caricatura y anecdotario Andahuaylino” "Canto a la naturaleza” “El español ayacuchano de los siglos XVI y XVII” “comentario lingüístico de los ríos profundos” “Sólitos e insólitos” “Amor y luna”  

No hay comentarios:

Publicar un comentario